Transversalidad del enfoque de género en la restitución de tierras

Foto: Archivo Fundación Chasquis

Con el objetivo de apoyar el fortalecimiento del Programa de Acceso Especial para Mujeres en la Política de Restitución (Programa para Mujeres) a través de la sistematización de los aprendizajes y buenas prácticas para la transversalización del enfoque de género, se llevó a cabo una consultoría contratada por la Embajada Suiza en Colombia – Ayuda Humanitaria y Desarrollo (COSUDE), como apoyo a la Unidad Administrativa Especial de Gestión de Restitución de Tierras Despojadas.

Durante la investigación se realizó un análisis de las acciones adelantadas por el Programa para Mujeres en las etapas administrativa, judicial y posfallo del proceso de restitución entre los años 2013 a 2019, para incorporar de manera transversal el enfoque de género, esfuerzo que se ha convertido en un aporte para las demás instituciones vinculadas con el sector rural en Colombia, para aprender sobre esa transversalización del enfoque de género en clave de mujeres en las instituciones públicas, principalmente en las entidades adscritas al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y aquellas que hacen parte del Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

Para conocer más a fondo este importante trabajo, hablamos con la antropóloga Alba Lucía Zuluaga, quien estuvo a cargo de liderar dicha consultoría:

 

Transformemos Territorios Construyendo Paz: ¿Qué es la transversalidad del enfoque de género en los procesos de restitución de tierras?

Alba Lucía Zuluaga: Se refiere a un proceso que busca valorar las implicaciones que tiene para hombres y mujeres cualquier acción que se planifique, bien sea medias legislativas, políticas o programas y proyectos en cualquier nivel y área. Estamos hablando de una estrategia para conseguir que las necesidades e intereses de las mujeres, al igual que las de los hombres, sean consideradas en la elaboración, puesta en marcha, control y evaluación de las políticas y programas en todas las esferas políticas y sociales para que no se perpetúen las desigualdades. La finalidad es conseguir la equidad entre géneros. 

En términos de la restitución de tierras, se busca incidir en todos los procesos y procedimientos que tienen los trámites administrativos de la restitución de tierras para que hombres y mujeres accedan a la titularidad de la tierra.

TTCP: ¿Por qué es importante la participación y el empoderamiento de las mujeres en estos procesos de restitución?

ALZ: Es muy importante porque en nuestras sociedades latinoamericanas y rurales tradicionalmente se ha considerado que las mujeres desarrollan actividades de cuidado para la manutención de las familias y los hogares mientras a los hombres se les ubica en el desempeño de las actividades productivas asociando esto con la explotación y tenencia de la tierra. 

En la práctica se ha demostrado que aunque la sociedad y las mismas mujeres no lo reconocen, las labores del cuidado que realizan las mujeres del campo tiene una importancia enorme para la economía de los hogares y que adicionalmente realizan importantes labores económicas en la producción, transformación y comercialización de cultivos y de especies menores.

La participación y el empoderamiento de las mujeres busca que ellas y el resto de la sociedad, incluyendo a los funcionarios que realizan los procesos de restitución, reconozcan esta realidad.

TTCP: De acuerdo a la consultoría, ¿cuál es el panorama general actual de las mujeres en estos procesos de restitución?

ALZ: El panorama no es el mismo en todo el país por diversas circunstancias. Incide en esto el nivel de machismo existente en cada región, así como el grado de intervención que hayan logrado las organizaciones que trabajan en el tema de exigibilidad de derechos o en el de la participación de las mujeres en espacios públicos.

No hay cifras que nos permitan generalizar el grado de la participación de las mujeres en los procesos de restitución, pero sí se puede afirmar que hay una mayor apropiación de la exigibilidad de derechos sobre la tierra en las regiones en las que la URT, en asocio con otros organismos, ha buscado explícitamente el empoderamiento de las mujeres en los procesos restitutivos. 

TTCP: ¿Cuáles han sido las principales dificultades para que las mujeres accedan a su derecho a la restitución?

ALZ: Se han identificado varias barreras de acceso. Entre las más importantes están las prácticas sociales y patriarcales y la cultura machista que ha predominado en las poblaciones rurales, y que reproducen un imaginario desde el cual el hombre se entiende como el dueño de la tierra, determinando que las mujeres no se vean como un sujeto de este derecho. 

Estas mismas prácticas y valores culturales permean también la actuación de los funcionarios que deben adelantar los trámites en los procesos de restitución, quienes además en un inicio no tenían claro cómo acercarse a las mujeres ni tenían las herramientas conceptuales y técnicas para identificar y reconocer el derecho de las mujeres sobre la tierra.

TTCP: ¿Qué se ha hecho bien desde las institucionalidad para garantizar el derecho a la restitución de las mujeres?

ALZ: Se destaca la labor de la URT, la cual como cabeza del trámite administrativo de la restitución de tierras, creó el programa de acceso especial para mujeres en proceso de restitución, que ha venido evolucionando a la par con la misma política de restitución de tierras.

TTCP: ¿Cuál ha sido el principal aprendizaje de la consultoría?

ALZ: No obstante los logros del programa para mujeres han sido significativos en términos de la transversalización del enfoque de género en todo el proceso de restitución, los retos aún son inmensos en términos de lograr mayores impactos y coberturas a fin de garantizar los derechos patrimoniales de las mujeres solicitantes de restitución desde el enfoque reparador que tiene la política.

Con respecto al empoderamiento de las mujeres vinculadas al proceso de restitución a través de los denominado núcleos de exigibilidad de los derechos, los cuales han sido apoyados por Cosude, se ha logrado un avance realmente importante en la participación desde la perspectiva de las mujeres a fin de materializar las órdenes emitidas en las sentencias de restitución, en un trabajo que además las empodera sobre el ejercicio de sus derechos y la forma de hacerlo con un conocimiento que les otorgue un mayor poder de incidencia sobre la institucionalidad. Esto vale la pena potenciarlo y ampliar la cobertura.

 

Le puede interesar:

 

El Programa para Mujeres, el cual ha sido altamente premiado tanto en Colombia como fuera del país, tiene su origen en la normativa vigente para la restitución de tierras, establecida en la Ley 1448 del 2011, que establece que la Unidad de Restitución de Tierras dispondrá de un programa especial para garantizar el acceso de las mujeres a los procedimientos contemplados para la restitución.

Otras Noticias

Fundación Chasquis: Comunicación al servicio de la paz
Leer Más
‘Nosotros seguimos’: Una huella imborrable
Leer Más
Editorial
Leer Más