Sincerín: Un caso exitoso de acompañamiento mediante Acción sin Daño

Arroyo Toro en corregimiento de Sincerín, municipio de Arjona, Bolívar. Foto: Fundación Chasquis

“La problemática nuestra es por cuestiones de tierra. Aquí hay muchos campesinos que quieren cultivar, quieren el sustento de su familia pero es necesario que cada quien esté ubicado en su predio, en su espacio” nos explica Heroína Isabel Acosta bajo un calor abrasador a orillas del arroyo El Toro, en el corregimiento de Sincerín, el cual pertenece al municipio de Arjona, en el departamento de Bolívar. 

Heroína hace parte de una comunidad campesina que durante largo tiempo ha disputado el uso y la tenencia de playones con otro grupo de labriegos en territorios colindantes.

“Es importante entre nosotros solucionar esto, que no haya este desacuerdo, que no haya esta guerra. Si las Farc pudieron soltar las armas, cómo no vamos nosotros a llegar a un acuerdo”, nos dice Oscar Enrique Monroy a la sombra de un árbol junto a una calle de Sincerín. Oscar pertenece al grupo de labriegos que ya completa años de disputa con la comunidad de Heroína. Ella, a su vez, concluye su conversación con nosotros en estos términos: “Una salida es el diálogo, ponernos de acuerdo entre todos los campesinos, que cada cual presente sus soluciones y alternativas”.

Unos años atrás, las palabras y posturas de estos dos campesinos habrían sido radicalmente distintas. El conflicto territorial que enfrentó a sus comunidades por décadas marcó durante largo tiempo una dinámica en la que era difícil vislumbrar un tono conciliatorio.

Angélica Navarro, directora del Observatorio de Desplazamiento, Conflictos y Construcción de Paz de la Universidad de Cartagena, nos explica en la siguiente entrevista las complejas dimensiones de este caso, en el cual el organismo a su cargo ha llevado un importante trabajo en la búsqueda y el alcance de soluciones. 

Aunque la problemática aún está en proceso de resolverse de manera definitiva, después del trabajo adelantado por este observatorio el discurso del campesinado ya refleja el buen camino que han ido tomando los primeros acuerdos de convivencia.

La labor del observatorio, el cual hace parte de la red que está articulando actualmente la iniciativa ‘Transformemos Territorios Construyendo Paz’ en el país, ha sido fundamental para lograr un acercamiento entre ambas partes. “Logramos acercar a dos comunidades que no podían ni verse, y lo sentamos en un espacio donde pudieron conversar pacíficamente”, afirma Navarro.

Como expresa la investigadora, este proceso ha sido abordado desde el enfoque de Acción sin Daño (ASD), una herramienta de análisis de contexto que, además de permitir prever el impacto tanto positivo como negativo de una intervención en una comunidad, promueve la resolución pacífica de los conflictos, y en cuyo enfoque se enmarcan todas las acciones de ‘Transformemos Territorios Construyendo Paz’. 

Y aunque es enorme el terreno avanzado en materia de convivencia, Navarro acota que ahora hace falta sentar en esa mesa a los demás actores involucrados en la problemática, como por ejemplo los ganaderos y latifundistas que conviven con el campesinado en la zona.

“Este es un conflicto que tiene diferentes escalas y dimensiones, que desde la metodología de Acción sin Daño estamos tratando de escalar en aras de solucionar la problemática”, señala la experta. “Esta metodología permitió iniciar un proceso de sensibilización y de formación con los dos grupos en conflicto; inicialmente, de manera particular para luego vincular a la institucionalidad, y así se logró un acompañamiento desde las alcaldías y desde otras instituciones que también están comprometidas con la construcción de paz”.

Finalmente, para darnos una idea más clara de la realidad en la región que habitan estas dos poblaciones que no están haciendo nada distinto a luchar por su seguridad alimentaria, veamos sus rostros y escuchemos sus voces. 

Galería Fotográfica

Acción sin Daño (ASD)
Es una herramienta de análisis de contexto para predecir el tipo de impacto derivado de una acción o iniciativa específica. Permite examinar los riesgos de una intervención en una comunidad para poder potenciar el impacto positivo, así como para minimizar el impacto negativo de las acciones en el territorio. Es aplicable a políticas públicas, procedimientos institucionales, realidades locales y comunitarias. Este enfoque promueve la resolución pacífica de conflictos y tensiones, genera independencia y autogestión para mejorar las capacidades locales de construcción de paz. También obliga a una reflexión permanente sobre los posibles daños que las intervenciones puedan causar en contextos específicos para así evitar posibles efectos negativos que son predecibles.Conoce los módulos de Acción SIn Daño de la iniciativa en: https://transformemospaz.com/modulo-de-formacion-accion-sin-dano-en-el-proceso-de-restitucion-de-tierras/

Otras Noticias

Fundación Chasquis: Comunicación al servicio de la paz
Leer Más
‘Nosotros seguimos’: Una huella imborrable
Leer Más
Editorial
Leer Más