Nace Red de Observatorios para fortalecer a las comunidades en la búsqueda de paz

Jóvenes en el Cerro San Sebastián- Complejo Cenagoso del Bajo Sinú, Lorica (Córdoba) Foto: Fundación Chasquis

Uno de los principales objetivos de la iniciativa ‘Transformemos Territorios Construyendo Paz’ en Colombia es fortalecer el trabajo de la Academia en las comunidades que actualmente afrontan conflictividades por la tierra y el territorio. Para tal fin, diseñó un plan estratégico para aportar al país una red conformada por cinco observatorios regionales que incluyan esta temática en sus investigaciones. 

Hicimos un recorrido a lo largo y ancho del territorio nacional para conversar con los coordinadores de estos observatorios, los cuales han sido acogidos con gran expectativa dentro de cinco de las más importantes universidades públicas del país: La Universidad de la Amazonía, la Universidad de Córdoba, la Universidad de Cartagena, la Universidad de los Llanos y la Universidad Popular del Cesar. Todas ellas acompañadas y asesoradas técnicamente por la Universidad Nacional de Colombia. 

A pesar de que la conformación y puesta en marcha de los observatorios avanza a ritmos distintos en cada una de estas instituciones académicas, ya son varias las conclusiones positivas que ha dejado este proceso.

Uno de los aspectos más importantes que destacan los directores de los diferentes observatorios son las enormes ventajas que pueden ofrecer estos a la hora de fortalecer el vínculo entre la Academia y las comunidades. 

“La Academia debe dar los instrumentos guía para la solución de los problemas sociales, tenemos esa responsabilidad histórica como institución pública”, nos dice Orlando Alarcón, docente del programa de Derecho de la Universidad de Córdoba y coordinador del observatorio en esta entidad. “El individuo en el ejercicio de su profesión debe gestar iniciativas por compromiso. En esa medida, donde haya ese tipo de vocación, en esa medida podemos transformar”.

Según Alarcón, en su región hay muchas problemáticas pero la principal es la dificultad para la formalización de los predios en las comunidades. “Desde la universidad creo que podemos contribuir con ese propósito para dar tranquilidad a la gente. Y en la medida en que se logre esa tranquilidad, se conseguirá algo muy positivo”. 

Otro aspecto a destacar es la posibilidad de abordar la transformación de los conflictos en red, lo cual posibilita potencializar la labor de cada nodo. 

En ese sentido, la directora del Observatorio de Desplazamiento, Conflictos y Construcción de Paz de la Universidad de Cartagena, Angélica Navarro, opina: “Pensarnos la solución de casos sobre temas tan álgidos como la conflictividad por la tierra para nosotros ha sido muy importante porque estamos interviniendo en la solución de conflictos que tienen décadas. En especial el que nos ocupa, que es la conflictividad por la tierra. Por eso el apoyo de la Universidad Nacional y el de las otras universidades de la red es muy importante. Ha sido un trabajo articulado con pasos firmes para buscar una solución a ese conflicto, lo cual ha dinamizado las acciones del observatorio y las metodologías que utilizamos”.

Sobresale también la capacidad que tienen los observatorios de convertirse es un amplificador de la voz de las comunidades y de sus problemáticas. Además de las investigaciones, el apoyo y el acompañamiento que realizan en el territorio, permiten dar a conocer dichas problemáticas a las entidades públicas, al Gobierno, y al país en general. 

“Podemos hacer bulla. Podemos mostrar lo que está sucediendo para proponer que a través de políticas públicas se corrijan estas situaciones”, opina Josefina Cuello, directora del observatorio de la Universidad Popular del Cesar. “Tenemos que sacar del anonimato estas realidades, así como el conflicto en la región, que es debido a las desigualdades y a las inequidades en la tenencia de la tierra. Tenemos que mostrar lo que verdaderamente podemos hacer nosotros como universidad, con nuestras investigaciones, para tomar cartas en las diferentes problemáticas que nos aquejan”.

Otra de las ventajas de la red es que se convierte en una posibilidad de articular a las comunidades con la institucionalidad. Como nos explica el profesor Roberto Ramírez, coordinador del observatorio de la Universidad de la Amazonía, “las personas en las comunidades no solo son conscientes de que el proyecto les ha dado herramientas de análisis y gestión sino que también han percibido que el acompañamiento que les hacen las universidades públicas, en nuestro caso la Universidad Nacional de Colombia que es muy importante en nuestro país y la Universidad de la Amazonía que tiene un gran significado regional, les ha permitido realizar gestiones con otras entidades estatales. Y eso les ha ayudado a encontrar mayor receptividad, ya que son más escuchados”. 

De hecho, Ramírez asegura que las comunidades han manifestado que esperan que ese acompañamiento continúe, en aras de lograr una interlocución con el Gobierno a través del observatorio para buscar soluciones a las diversas conflictividades que hay en la región en torno a la tenencia y el uso de la tierra.

Finalmente, hay que resaltar la importancia que tiene la red de observatorios en la medida en que, como nos expresaron algunos de sus coordinadores, hay regiones en las cuales las universidades constituyen buena parte de la presencia estatal. 

Para la docente Martha Janneth Ibáñez, coordinadora del observatorio de la Universidad de Los Llanos, “en el marco del Acuerdo de Paz se hace importante tener un observatorio porque hace visible zonas en las que nunca hubo presencia del Estado. El observatorio permite visibilizar todo lo que implica la legalización de territorios en zonas que han sido disputadas históricamente en el conflicto”.

Ibáñez no solo coincide con sus pares en la importancia de trabajar articuladamente en una red. “La idea es sentir que no estamos solos, que los conflictos que hay en la Zona Caribe, por ejemplo, de alguna manera también tienen que ver con los nuestros. Es una manera de construir país a través de la interconexión académica”, opina. 

La docente también cree en el potencial de los observatorios para convertirse en una voz que hable por el territorio y que sea visible para el país. “La idea es que el observatorio recoja las voces de los pobladores directamente, que ellos y ellas sepan que hay un lugar donde pueden hacer una consulta, buscar información, o tejer puentes de comunicación interinstitucional. Pero sobre todo, un lugar donde se puedan generar procesos de acompañamiento y de fortalecimiento para la gestión de conflictos y así evitar que estos escalen”, concluye.

Universidad de la Amazonía: Observatorio de Tierras

El Observatorio de Tierras en la Universidad de la Amazonía se va a constituir en una fuente y una herramienta de información, análisis y discusión sobre las políticas públicas agrarias, el desempeño institucional del sector, la situación social y económica del sector rural regional, y la conflictividad generada en torno a la tierra y el territorio.

Universidad de Córdoba: Observatorio Jurídico-Ambiental y de Conflictos Territoriales

Desde el año 2015, la Universidad de Córdoba viene trabajando en el Observatorio Jurídico-ambiental, una iniciativa articulada al accionar de extensión de la Facultad de Derecho. En el trabajo con la iniciativa ‘Transformemos Territorios Construyendo Paz’ se adicionará a esta labor el tema de conflictos territoriales.

Universidad de Cartagena: Observatorio de Desplazamiento, Conflictos y Construcción de Paz

El Observatorio para el Desplazamiento Forzado es una unidad académica de la Universidad de Cartagena y hace parte de la Facultad de Ciencias Sociales y Educación. Se creó en el año 2001, como una respuesta de la academia regional al tema del conflicto armado y los procesos de desplazamiento forzado. Hoy, el Observatorio se denomina Observatorio de Desplazamiento, Conflictos y Construcción de Paz.

Universidad de los Llanos: Observatorio de Tierras y Conflictos territoriales de la Orinoquía colombiana

Las actividades del Observatorio de Tierras y Conflictos territoriales de la Orinoquía colombiana incluirán no solo estudios y observaciones de la Universidad de los Llanos sino articulación de investigaciones con otras universidades y centros de pensamiento de la región. El objeto de estudio es la problemática relacionada con la guerra interna ocurrida en el último medio siglo en el país, hoy en periodo de posacuerdo y transición, tipificada como un conflicto agrario.

Universidad Popular del Cesar: Observatorio de Conflictividades Territoriales

El Observatorio será una herramienta científica e investigativa que servirá para la toma de decisiones respecto a las políticas públicas que deben implementar el gobierno departamental y los municipios del Cesar, en lo referente a la transformación de los conflictos por la tierra y el territorio. Las investigaciones abordadas en estos espacios académicos serán de impacto tanto para las instituciones como para los municipios y la región.

Foto: Archivo Transformemos Territorios Construyendo Paz

Otras Noticias

Fundación Chasquis: Comunicación al servicio de la paz
Leer Más
‘Nosotros seguimos’: Una huella imborrable
Leer Más
Editorial
Leer Más