La Mesa Agua: Defendiendo el derecho al líquido vital en Montes de María

De izquierda a derecha: Libardo Cassianis Pérez, Denilsa Julio Berrio y Pedro de La Rosa, integrantes de la Mesa Agua Montes de María

“¿Por qué si nosotros contamos con el recurso hídrico ahí al pie de nuestras casas, no tenemos acceso al agua potable?”, se pregunta Denilsa Berrío, agricultora de María La Baja, enmarcada frente a nosotros en el verde del platanal, un verde que da fe sobre la fértil riqueza de una región fuertemente golpeada por el despojo de tierras y donde hoy se concentran grandes extensiones de monocultivo de palma de aceite.

La abogada e investigadora del Área de Regionalización de Dejusticia, Cheryl Morris, nos explica que la mayoría de las comunidades rurales Montes de María no tienen acceso a agua potable y debido a eso utilizan para su uso y consumo el agua de arroyos y pozos. De ahí que sus condiciones de vida se agraven durante las temporadas de sequía.

Para ella, buena parte del problema radica en que el Distrito de Riego de Marialabaja, creado hace más de medio siglo en esta zona con la intención de beneficiar la producción agrícola, es actualmente administrado por personas que hacen parte del gremio palmero, que son quienes deciden las reglas de juego sobre el uso del líquido vital. Sumado a esto, la población ha denunciado que podría haber contaminación y ha exigido a las autoridades competentes que se haga un monitoreo en la zona al respecto.

Morris agrega que esta situación general no es grave solamente para la vida cotidiana de los campesinos sino también para la seguridad alimentaria. Es tan simple como esto: Si no hay agua no se puede cultivar.

Es en medio de este panorama que aparece en el año 2017 la Mesa Agua, una iniciativa encabezada por un grupo de líderes y lideresas y cuyo objetivo claro es “la defensa del derecho al acceso al agua”, en palabras de su actual coordinador, Pedro De La Rosa.

Para Cheryl Morris, esta iniciativa ha sido muy positiva en la medida en que su labor ha hecho visible esta problemática tanto a nivel regional como nacional. Si bien los problemas no se han resuelto de manera definitiva, el trabajo de la Mesa Agua ha “propiciado espacios de diálogo para llegar a acuerdos, y eso es una gran ganancia”. “Lo ideal es llegar a acuerdos para gestionar mejor el territorio”, afirma la abogada.

La Mesa Agua cuenta con el apoyo de Dejusticia, organización que ha impulsado la búsqueda de soluciones y ha permitido una visión más amplia sobre las posibles figuras jurídicas de protección para la población. Además, tiene el respaldo de la Corporación Desarrollo Solidario (www.cds.org.co), entidad de la sociedad civil que está presente en este territorio desde hace más de 25 años.

Uno de los logros de la Mesa Agua, como explica De La Rosa, es haber conseguido que las instituciones del Gobierno estén hoy más pendientes de los derechos de las comunidades en relación con el acceso al agua.

Pero que sean las voces de los integrantes de esta iniciativa las que nos expliquen su labor, las problemáticas que padecen sus comunidades y su postura frente a la que sería la solución más efectiva para resolver esta conflictividad: el diálogo para llegar a acuerdos efectivos:

Galería Fotográfica

Otras Noticias

Fundación Chasquis: Comunicación al servicio de la paz
Leer Más
‘Nosotros seguimos’: Una huella imborrable
Leer Más
Editorial
Leer Más