Asociaciones de víctimas trabajan en la reconstrucción del tejido social y esperan que la Justicia Transicional se siga fortaleciendo

Fátima Muriel, lideresa de las Mujeres Tejedoras de Vida del Putumayo, compartió algunas de las propuestas y acciones de la asociación en un encuentro organizado por Colombia 2020, donde también otros ponentes claves como la directora de la Unidad de Búsqueda, Luz Marina Monzón, el magistrado Eduardo Cifuentes de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el comisionado Saúl Franco, entre otros, compartieron puntos esenciales para entender las fortalezas y desafíos de la Justicia Transicional en Colombia, a dos años del Acuerdo Final.

El encuentro celebrado el pasado 20 de noviembre en las instalaciones del Museo Nacional, contó con la participación de la vocera de las ‘Mujeres Tejedoras de Vida del Putumayo’, asociación conformada por 65 organizaciones que agrupan 1.500 mujeres, víctimas del conflicto armado.

En su intervención la lideresa, Fátima Muriel, transmitió los temores de las putumayenses, con denuncias relacionadas a amenazas de presuntos paramilitares que ya han cumplido condenas y han regresado al territorio, la desaparición de una líder y asesinatos a familiares de miembros de la organización en los últimos seis meses.

Ante estas lamentables situaciones en el territorio, la asociación de Mujeres Tejedoras por la Vida, ha organizado dos mesas para la garantía de la seguridad con la Fiscalía, Defensoría del Pueblo, Equidad de Género, Sisma y otras organizaciones, entablando diálogos directos con el gobierno y las mujeres víctimas. Además de un llamado al diálogo con las comunidades para entender lo que sucede en la región, recordando que en Putumayo, hubo una masacre por parte de paramilitares a habitantes de una vereda, y actualmente en este lugar se encuentra un pozo petrolero.

Por otro lado y a pesar de las adversidades, continúan apostando a la paz con propuestas de formación en derechos humanos, empoderamiento político, y proyectos productivos de cacao, plátano y piña, para la sustitución de cultivos ilícitos con el apoyo de la Unión Europea. Además han construído varios muros de la verdad con nombres de víctimas, ‘levantando las historia de las mujeres’.

En su participación también mencionó: ‘Nosotras las Tejedoras de Vida apoyadas por ACNUR, hemos podido contar con una abogada y en este momento tenemos recopilados 50 casos que entregaremos a la JEP. Y también en el putumayo ya hay un enlace de la JEP que está haciendo pedagogía orientando a las organizaciones de cómo deben presentar los informes, la Unidad de Búsqueda ha hecho unos talleres y socializando la estructura y la Comisión de la Verdad. Pero las mujeres pensamos que no necesitamos de enlaces sino que se cree una unidad integral con todos estos aspectos.’

Se evidencia así, una fuerte necesidad de articulación de los mecanismos de Justicia Transicional en las zonas críticas afectadas por el conflicto armado, para responder a las necesidades de los afectados. Objetivo que las instituciones del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), esperan cumplir:

Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas

Respecto a la Unidad de Búsqueda, Luz Marina Monzón, directora de esta organización mencionó en el encuentro que aunque se tuvieron dificultades económicas para el funcionamiento de la unidad, puesto que hasta agosto se recibió el presupuesto por parte del gobierno para iniciar su funcionamiento; ya se inició la contratación del personal integrante del equipo (156 personas a finales de 2018) y se empezó la documentación de casos para la búsqueda de desaparecidos con el testimonio de víctimas. A partir de marzo del otro año, la Unidad se encontrarán en los territorios priorizados.

Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)

En relación a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el magistrado Eduardo Cifuentes, reafirmó el deber de las instituciones estatales en su colaboración en la búsqueda de la verdad y la justicia, “Los demás órganos del Estado deben colaborar y asumir como función propia los encargos que provengan de la propia Jep”. También mencionó que esta institución se encuentra en una etapa inicial y en el futuro se podrán ver los resultados.

María Camila Moreno, directora del Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ), insistió en la necesidad que tiene el Estado de fortalecer la confianza y también sancionar la Ley Estatutaria para tener un marco jurídico claro. Además de realizar una invitación a entender que resolver la impunidad de un conflicto de varias décadas, toma tiempo y que la legitimidad radica en la calidad y rigurosidad en que los magistrados tomen las decisiones. ‘La JEP lleva diez meses de funcionamiento… Se ha construído y respondido al mismo tiempo, es inevitable algunos errores que se van ajustando sobre la marcha, para lograr sus objetivos hay que darle aire… Bajemos la presión’, refiriéndose al adversidad política.

Además de enfatizar que la JEP, ‘hace parte de un sistema integra y está encadenada con los demás puntos del acuerdo. Por ejemplo, las sanciones restaurativas para quienes confiesen sus delitos se pueden articular con el punto de la Reforma Rural Integral o la lucha contra el problema de las drogas’.

Otros participantes como Jean Carlo Mejía, asesor de miembros de la fuerza pública en Justicia Transicional, también evidenció la necesidad de generar confianza en el sistema de justicia transicional y su preocupación por los solo tres años de funcionamiento de la Comisión de la Verdad, frente a los 17 años de funcionamiento que tendría la Jep. Así como una invitación a más pedagogía para reducir las divisiones en el país.

Diego Martínez, abogado de la antigua guerrilla en una de sus menciones realizó el siguiente llamado: “Pienso que hay un factor a derrotar y este es el statu quo de impunidad. Aquí hay muchos sectores empeñados en que no se conozca la verdad. Ese es el norte que no podemos olvidar de este acuerdo”.

Kai Ambos, Amicus Curiae JEP enfatizó en la gran oportunidad del país en el Acuerdo de Paz y en la no politización y polémica sino al contrario, se le debe permitir a los mecanismos de la Justicia Transicional desarrollarse: ‘Este país ha avanzado comparado con los últimos 30 años… Necesitamos enfocarnos en jurisprudencia JEP, y los sectores de colombia deben dejar de atacar y generar polémica con falsas verdades a personal internacional.’ También se refirió al tema de las extradiciones, mencionando que la JEP está en su derecho de cuestionar la calidad de fondo y sustancial de las mismas, ‘Ningún miembro se extraditaría en un Acuerdo de Paz, afectaría la seguridad jurídica’, tema discutido por el actual caso “Santrich”.

Comisión de la Verdad

Sobre el mecanismo de la Comisión de la Verdad, el comisionado Saúl Franco enfatizó en que ‘La Comisión es de rigor y escucha permanente, no es de izquierda, es imparcial’, y estará en nueve macro regiones, con un total de 26 casas de la verdad. También destacó que aunque llevan seis meses de alistamiento, y su mandato comenzó el pasado jueves 29 de noviembre, no se empieza desde cero, sino que se tendrán en cuenta los trabajos adelantados por organizaciones y movimientos sociales.

Conclusiones

Según las intervenciones de los ponentes en el encuentro del balance de Justicia Transicional a dos años del Acuerdo Final, el sistema se encuentra en un punto crucial donde se deben consolidar las bases jurídicas para dar confianza a las víctimas y comparecientes. El apoyo al fortalecimiento y articulación de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, la Comisión de la Verdad, y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), es una oportunidad para el país que se ve con buenos ojos a nivel internacional.

Aunque son mecanismos de pocos meses de mandato, que están en proceso de organización para llegar a todas las zonas críticas del país, y que se han construído sobre la marcha, corresponden a un proceso propio y único que se debe realizar y ajustar sin dividir o politizar, de esta forma se podrán tomar decisiones con calidad y de acuerdo a los lineamientos demarcados en el Acuerdo de paz.

Además, varios de los ponentes resaltaron la importancia de la pedagogía en la comunicación de los procesos a realizar, para que víctimas y comparecientes comprendan y el propósito y procesos de estas instituciones, las cuales buscan satisfacer los derechos de las víctimas del conflicto armado y contribuir en la reconciliación nacional.

Otras Noticias

Fundación Chasquis: Comunicación al servicio de la paz
Leer Más
‘Nosotros seguimos’: Una huella imborrable
Leer Más
Editorial
Leer Más