Acomflopad: El ejemplar proceso para crear una ZRC en el Caquetá

El proceso de solicitud para la creación de una Zona de Reserva Campesina (ZRC) liderado por la asociación campesina Acomflopad, en el departamento del Caquetá, es seguramente uno de los más juiciosos y encomiables ejemplos de organización rural y de sinergia con la institucionalidad que se adelantan actualmente en el país.

Aunque la Asociación Campesina Cordilleras de los municipios de Montañita, Florencia, Paujil y Doncello (Acomflopad) se creó en 2015, ya desde 2013 el proceso había comenzado en el marco de las propuestas campesinas frente a los proyectos mineroenergéticos en la región. Es decir, se cumplen ya siete años de esta iniciativa de las comunidades, que ahora también cuenta con un importante respaldo por parte de las instituciones a cargo de hacer realidad la tan anhelada ZRC.

Precisamente a mediados del mes de febrero de 2020 se llevó a cabo la presentación de la solicitud de conformación de la Zona de Reserva Campesina de las Cabeceras de los Ríos San Pedro y Orteguaza en el despacho del gobernador del Caquetá, Arnulfo Gasca. 

Hay que resaltar que ‘Transformemos Territorios Construyendo Paz’  ha acompañado este proceso. En palabras de Oscar Prieto, profesional del proyecto en la zona, la labor del Observatorio de Conflictividades de Tierra y Territorio del Caquetá fue un gran aporte en la medida en que “contribuyó con el ejercicio de identificar las tensiones territoriales que pudieran presentarse frente la solicitud de conformación de Zona de Reserva Campesina, y estuvo presente en los procesos de gestión y de construcción de rutas para la transformación de esas tensiones a partir de la identificación de conflictos de uso y tenencia de tierra”.

Prieto acota que la iniciativa acompañó el proceso de delimitación de la ZRC (polígono), intentando que otros determinantes ambientales como las figuras de parque natural regional y otras formas de delimitación como la de resguardo, se pudieran armonizar  en el ejercicio de definición de dicha zona. Cabe anotar que ello no se traslapa con la delimitación de Parques Nacionales. Igualmente, el observatorio fue importante en el diagnóstico y la identificación de los procesos que exige la solicitud de acuerdo a la ley.

Para conocer cómo avanza Acomflopad en su intención de crear la ZRC, entrevistamos a la representante legal de Acomflopad, Elda Yaneth Martínez.

Transformemos Territorios Construyendo Paz: ¿Cómo les fue con la presentación de la propuesta para la creación de la ZRC ante el gobernador del Caquetá?

Elda Yaneth Martínez: Este fue un espacio que buscamos bastante. Si bien es cierto que la solicitud no está condicionada a la firma de los entes regionales ni locales, sí es importante que el proceso administrativo cuente con el beneplácito de ellos. Esto puede generar una dinámica más rápida en todo el proceso ante la Agencia Nacional de Tierras (ANT). Entonces lo que hicimos fue un ejercicio de convocar a los alcaldes, a la Asamblea Departamental y al mismo gobernador para que escucharan nuestra propuesta.

Hicimos una presentación sobre qué era nuestra organización, a qué se había dedicado estos años, cómo estaba compuesta, por qué había nacido, etcétera. Después presentamos de manera concreta todo el proceso, el polígono de delimitación, las ventajas de una ZRC, las formas de ordenamiento territorial en la región con las que se puede hacer un ejercicio de traslape que no tiene ningún tipo de dificultad jurídica. Igualmente, con las que sí tiene algún tipo de dificultad, presentamos unas alternativas bastante concretas, como la estipulada en la Ley Segunda del 59, ya que en la zona tenemos Zona de Reserva Forestal tipo A y tipo B pero que una vez definida la ruta de la ZRC lo primero que se haría es una sustracción de esa región en concreto de la figura.

TTCP: Tenemos entendido que también tienen un resguardo indígena en la zona.

EYM: Así es. Lo otro que nos tenía preocupados es que dentro del polígono hay un resguardo indígena de los Embera-Chamí que está deshabitado. Entonces generamos un proceso de coordinación, comunicación y concertación con estas comunidades, que por cierto no están actualmente allá pero están en Florencia. Se trató de un proceso en donde pudimos constatar que ellos no estaban aspirando a una ampliación del territorio. Nosotros en el área hemos puesto unas condiciones de territorio intercultural y la idea es generar lo que comúnmente llamamos “una isla” para no afectar esa figura jurídica que es ancestral y que no puede ser tocada. Obviamente también generaríamos las condiciones para el campesinado en torno a esa área para que pueda estar en la región.

TTCP: ¿Cómo ha sido el proceso de elaboración del documento de solicitud de ZRC?

EYM: El documento ha sido un ejercicio de nosotros los campesinos por más de seis años. Nosotros hicimos un proceso de concertación con Corpoamazonía durante meses, el cual acabó el 21 de diciembre de 2018. Ahora Corpoamazonía va a firmar también el documento de solicitud formal. Entonces estaríamos los dos solicitantes, la organización campesina y la corporación ambiental en el inicio y en el desarrollo de todo el proceso. Y otra de las cosas en las que hicimos énfasis durante la presentación ante el gobernador y las demás autoridades, es que el piloto de ZRC sea tenido en cuenta para todos los procesos de planes de desarrollo no solo a nivel municipal sino también departamental.

TTCP: ¿Cómo fue la respuesta de las autoridades?

EYM: A los entes locales y regionales les simpatizó la propuesta. Ahora sigue continuar con una hoja de ruta de interlocución para ver cómo sigue el trámite y cómo se pueden aunar esfuerzos desde todos los sectores para el proceso administrativo de la ZRC.

TTCP: ¿Qué sigue ahora?

EYM: Los trámites administrativos tienen bastantes pasos y eso amerita un tiempo. Ahorita lo que sigue es que la ANT tiene que generar un estudio para constatar la información anexada al documento. Cuando terminen de hacer eso, empiezan a seguir la ruta formal de la solicitud de la ZRC y con ello todo el proceso de diagnóstico y consolidación del plan de desarrollo sostenible de la ZRC.

Después vendría la presentación del plan de desarrollo, en donde la ART da el visto bueno y se hace la solicitud de audiencia pública en la cual todos los actores, tanto la institucionalidad como las comunidades, hacemos la presentación de la ZRC y donde se justifica y se asegura toda la recolección de la información del plan de desarrollo sostenible. Al terminar eso, se supone que el documento pasa al consejo directivo de la ANT y ahí se daría la resolución concreta de la ZRC.

La dificultad es que estos tiempos en la realidad pueden significar años. Por ejemplo, la asociación campesina del Catatumbo está en el proceso de constitución de la ZRC hace 14 años y les falta únicamente que el documento lo revise el Consejo Directivo y dé la resolución definitiva. La de Montes de María Polígono 2 que se creé el año pasado por resolución llevaba 11 años.

Aunque según la norma, ese tiempo no debería pasar de un año, y esa es una de las exigencias que tenemos para que se le dé trámite según al ley a todo este proceso que está enmarcado en la Ley 160 del 94 y específicamente en el decreto 1776 del 96, que es la reglamentación de las ZRC tras la entrega de la solicitud. Nosotros esperamos que se cumplan los tiempos establecidos por la ley colombiana.

TTCP: ¿Cuál es el principal argumento para que los distintos actores se sumen a la iniciativa?

EYM: Lo primero es que Colombia tiene una deuda histórica con el campesinado caqueteño colono de esa región. Hablamos de niveles grandes de marginalidad, de injusticia social, de niveles de incumplimiento con un campesinado que tiene niveles de productividad bastante buenos y que también se destaca en el proceso de sostenibilidad ambiental de las figuras de especial protección territorial.

Acá el campesino ha hecho unos ejercicios y unos pilotos bastante interesantes, y la única garantía de que estos persistan es precisamente la convivencia de nosotros en esos lugares. También es importante el cierre de la frontera agrícola, así como evitar continuar la expansión de la ganadería extensiva, sobre todo en zonas estratégicas, ambientalmente hablando.

Ya que todo lo que se mueve en el país está enmarcado en la protección de la Amazonía, nosotros somos el primer nivel en donde iniciaría esta zona estratégica para el mundo. Esta es una propuesta de cómo sostener un equilibrio mundial desde el mismo campesinado mediante ese ejercicio de arraigo al territorio, de querer la tierra en donde estamos.

El nuestro es un proceso que hemos venido haciendo en aras de fortalecer un colectivo que no se limita a quejarse sino que aporte soluciones concretas que pueden ocasionar cambios interesantes en la sociedad de la zona de la cordillera. Entonces ese tipo de cosas y el hecho de que esta ha sido una zona especialmente golpeada por el conflicto, pues creo que puede ser un fenómeno interesante. Y a la institucionalidad le ha gustado bastante.

Anexo:
Aquí puede consultar el documento de la propuesta presentada por Acomflopad para gestionar la creación de la Zona de Reserva Campesina.

Documento de Solicitud constitución ZORCOPS FIRMADA

Otras Noticias

Fundación Chasquis: Comunicación al servicio de la paz
Leer Más
‘Nosotros seguimos’: Una huella imborrable
Leer Más
Editorial
Leer Más